155817_1696951429494_925061_n

Un abrazo eterno

Creo que comencé en el rio Fluviá….. (Toni Codina)

Difícil de referirme a mi época de nadador. De ello hace ya sesenta años, que coincidió con la transformación de una natación de verano a una “profesional” de todo el año.
“El Rio Fluviá me enseño a nadar
Creo, que empecé a los 12 o 13 años en el río Fluvià, durante un internado en verano.
Fui autodidacta, nadie me enseñó a nadar. Por mi cuenta decidí apuntarme al CNTerrassa. Tenía dos opciones, jugar en la calle o ir a la piscina ya que mis padres trabajaban siempre, en cuatro negocios familiares. Recuerdo que un día mi madre me ofreció 25 pesetas (un dineral para la época), para que no fuera a la piscina, tenía miedo que me ahogara. Mi padre solo me vio nadar una vez en un festival social, sin que yo lo supiera, mi madre nunca.
En el club, regentado por voluntariado, puedo afirmar que recibí la mejor educación posible, mucho mejor que la que recibí, en los colegios, (eran de los mejores) donde hice mi escolarización y bachillerato, la educación era formulismo y obediencia.
En el club, solo en verano, me enseñaron a razonar, convivir, ayudar, esforzarme a la vez que amar y perfeccionar la natación.
Mi gratitud a los “mentores” directivos es eterna. Eran especialistas en transmitir su amor sin límites a la natación de competición. Dedicaban tiempo y dinero de sus “difíciles” bolsillos al club. Tengo mi propia lista de nombres que tuvieron una gran influencia hacia mi persona, pero entiendo que todos cumplieron un papel, para mí importante.
Ya en aquella etapa me transmitieron: a entender y convivir en igualdad entre chicos y chicas, convivir con la emigración, (trabajadores, inteligentes y agradecidos, Terrassa tenía muchas industrias del textil), a entrenar con objetivos individuales pero en equipo, respetar, compaginar en igualdad a los derechos y las obligaciones, cuidar el material y las instalaciones (durante la temporada, unos tres meses, tres o cuatro veces ayudábamos a limpiar la piscina, no había filtros, era a base de agua y cloro, mucho cloro. que aguantaba un mes) etc..
“Llego Fred de Bruin”
Mi primer entrenador profesional, fue un holandés Fred de Bruin, el cambio fue brutal en

hábitos y resultados, pero manteniendo los mismos valores. Eran entrenamientos diarios y dobles en verano y fines de semana a Sabadell o Manresa donde había piscina cubierta, con la incorporando la preparación física. El club ya tenía una instalación propia.

“Residencia Blume”

Sin saber el porqué ni por quién fui becado en la Blume de Barcelona, Fred me ha dicho que la razón era que en el club aún no había piscina cubierta.

En la Blume empecé una natación que puede definirse como “profesional” y comparable con las vivencias actuales.
Tuve como entrenador otro holandés, Jan Freese, que se formó y creció con nosotros. Su carrera de técnico se puede valorar por dos aspectos, extraordinaria por resultados y creadora de una escuela de técnicos de entre sus nadadores que durante cuatro décadas han sido motor y referencia de la natación nacional. Creó una complicidad, competencia y amistad entre nosotros que después de más de más 50 años se mantiene con encuentros periódicos anuales.
En esta época viví la “refundación” de la natación Española, los artífices fueron Jan Freese desde la Blume y Kees Oudegeest desde el C.N.Sabadell 
En la Blume, disfrutamos de un equipo formado por el Director, Técnico, Médicos y personal de servicio, que nos cuidaba y educaba a la vez que nos exigía resultados deportivos. La aptitud y actitud del Director Sr. Ricardo Sánchez era la clave de la cadena, tenía la responsabilidad de los resultados, pero con la preferencia y claridad de que se formaban personas.
El trabajo técnico y médico de el equipo de la Blume fueron las bases de la evolución del deporte español. Esta etapa se puede considerar y valorar como I+D+I, Investigación + Desarrollo + Innovación. 
En esta etapa, considero que cumplí mis objetivos deportivos, aunque por primera vez, supe que era el fracaso por impotencia, cortaron mi carrera, justo volver de la Olimpiada, por el servicio militar obligatorio 1 año 8 meses.(Sidi Ifni).
No intentar tus objetivos y la impotencia, son el único fracaso para un buen deportista, esto sirve igual para toda la vida.
En esta etapa es donde se definieron todas las vivencias, que han marcado mi futuro como persona y como técnico. Los compañeros en la Blume, equipo nacional y del club han sido mis mejores amigos, con los que mantengo encuentros periódicos alrededor de una buena mesa.
En estas tres etapas tuve la protección y orientación de muchas personas voluntarias y profesionales a los que recuerdo con cariño y respeto. El eje o punto de referencia lo puedo definir en tres nombres: mis entrenadores Jaume Cardellach (voluntariado), Fred de Bruin y Jan Freese.  
Cuando fui entrenador transmiti…..
Entrenador de clubs, centros y director técnico FCN
Trabaje con el propósito y convencimiento de transmitir exactamente los valores que me inculcaron.
Está claro que no siempre lo he conseguido. En mi trato personal y técnico no siempre he sabido llegar a los problemas individuales.
“Es un placer pasar de entrenador a amigo.”
Es increíblemente gratificante vivir y comprobar la evolución de los nadadores con los que compartí su etapa adolescente, donde se asentaron muchos criterios y bases de su personalidad para su futuro.

Con la ayuda de las redes sociales y sobretodo a los reencuentros como el de Málaga (25 años) y el reciente en Santa Susana he vivido emociones que no sé cómo describir, superan la lógica diaria. Los saludos, los besos, los abrazos han sido especiales, diferentes, eternos.

Un abrazo eterno. Toni Codina

Facebook
Google+
http://nadamos.es/index.php/un-abrazo-eterno/
YouTube
INSTAGRAM

Post Author: admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*