bernar Ferrer

Bernat Ferrer. Colaborador de #Nadamos en Baleares.

Hola a todos, mi nombre es Bernat Joan Ferrer Guardia, soy mallorquín nacido en 1947, justo el día en que Islero cogió a Manolete.
Mi tía, Carmen Guardia, fue campeona España de braza en 1934, mis padres nadadores y yo, siguiendo la tradición familiar, nadador y bracista. Fui el primer balear becado en la Residencia Blume, concretamente en Barcelona, donde coincidí con grandes nadadores y grandes bracistas. Por ello no formé parte del combinado nacional en natación, aunque si en Salvamento y Socorrismo en dos mundiales, en Salzburg y en Trier.
Han tenido que pasar tropecientos años para poder tener records de España de natación …. Si bien de la categoría másters, concretamente en los relevos de +280 años, en todos ellos.
Mis comienzos en la natación fueron en la piscina de S’aigoDolça, de 33 metros, que se vaciaba y se llenaba cada 3 días, con lo que el agua era dulce y helada en verano, y dulce e imposible de nadar en invierno.
Mis primeros pasos en la natación fueron guiados por 3 grandes de nuestro mundo. Rafael Escalas, padre de Rafa y Juan Enrique, y por los hermanos Granados, Enrique y Jorge. Ellos me hicieron amar este deporte de forma intensa. Tanto que he sido nadador, entrenador, arbitro y presidente de un Club de másters a lo largo de mi vida.

Y de s’aigodolça a la piscina de 3 calles de la Blume de Barcelona, con Jan Freese. Me acuerdo que, cuando llegué mi mejor marca en 200 braza era de 3 minutos y 3 segundos y al cabo de dos meses hacía 4 series de 200 braza en menos de 2’58”. De Jan recuerdo su energía, su entusiasmo, y su extrañeza en la concepción española de los lunes, día en que debíamos estar descansados y era el peor de la semana para nosotros. “Nadadores y bracistas, al agua” nos animaba. Y sin gorros ni gafas, y con la piscina “cargadita de cloro” si el encargado estaba enfadado, dos sesiones de entreno en agua, más entreno por los jardines y en el gimnasio. En el agua no faltaba nunca la música y las tablas de pies con escritos de ánimos.

Dos años en la nube de la Blume y vuelta a la realidad. Se hicieron reformas en el viejo edificio y se trasladaron provisionalmente a otro más pequeño, por lo que no pude renovar la beca. Estudio, trabajo, matrimonio, hijos, sacrificios, ilusiones, problemas, enfermedades, nietos, más enfermedades …. Y entonces es cuando sale el espíritu del deportista, fluye el cloro por las venas y te enfrentas al cáncer con una sonrisa y con buen humor. Y en cuatro ocasiones sales triunfante. Tuve muy presente el lema que escribí en la piscina de 3 calles: PERSIGUE– PERSISTE – CONSIGUE.

Y todo coincide con la vuelta a la natación activa. Vuelvo a nadar siendo consciente que los registros no se acercan ni de broma a los que tenía. Cuarenta años más pesan mucho, y si le añades otros 40 kilos de peso real la cosa se pone imposible. Pero la ilusión, el olor del cloro y el equipo de másters hacen que vuelva a hacer ejercicio físico, a disminuir un poco el volumen corporal, a sentirme como un nadador de verdad, a pasar nervios antes de una prueba, a recordar lo maravilloso que es eso de nadar relevos, en pocas palabras a volver a divertirme de lo lindo. Y todo eso aderezado con las ventajas de la edad: aprovechar los campeonatos, los viajes, para conocer un poco la “gastronomía de la zona”.
Es el momento de agradecer el trabajo de dos organismos que nos acompañan siempre en las pruebas. El primero el de los entrenadores, cuya dedicación, desvelo, ánimos, consejos, broncas y gritos nos marcan y cuyos efectos positivos notamos. El otro organismo, el gran “desconocido”, el de los árbitros. Sin ellos no abría campeonatos, ni marcas, ni records. Ellos certifican que las marcas realizadas se hacen según las normas establecidas, sin trampas ni engaños. Casualmente muchos árbitros son ex nadadores o familiares, y su grano de arena debe ser reconocido.
Abuelo, ¿dónde ganaste esta copa?, sustituye a lo que nosotros decíamos a los nuestros: “cuéntame una batallita”. Y esas preguntas que me hacen mis 5 nietos las agradezco mucho ya que me permiten revivir situaciones, recuerdos, amistades, recordar nombres casi olvidados, anécdotas, es decir volver a la juventud y dar gracias por haber sido tan afortunado al practicar este maravilloso deporte junto a un grupo de amigos de verdad.
Como he dicho antes, durante dos años fui presidente del “esmàs”, equipo de másters de Mallorca, al tiempo que nadador de dicho equipo. Y en esta época organicé, junto con un grupo de socios del club, las PRIMERAS JORNADAS DE MEDICINA DEL DEPORTE PARA PERSONAS MAYORES.  Ya alguien en el blog ha comentado los riesgos del deporte en personas mayores. Nosotros quisimos exponerlo de forma científica, viendo lo que se debía y lo que no se debía hacer. De dichas jornadas salió un Decálogo que consensuamos médicos, directivos y deportistas, y que me gustaría que nuestra asociación Nadamos asumiese, defendiese y difundiese frente a Clubs, Federaciones, Instituciones políticas locales, regionales, nacionales, internacionales y, singularmente, la Unión Europea.
(El decálogo lo compartiremos en otra entrada al blog)

Facebook
Google+
http://nadamos.es/index.php/bernat-ferrer-ccolaborador-de-nadamos-en-baleares/
YouTube
INSTAGRAM

Post Author: admin

One thought on “Bernat Ferrer. Colaborador de #Nadamos en Baleares.

  • ptejel

    (10 junio, 2016 - 12:35 pm)

    Bernat, cuando te vi en Santa Susana, en donde conocías a muy pocos y a donde te desplazaste para ver de que iba esto, pensé que teníamos que contar contigo. Tu entrega e interés, me confirma que no me equivoqué.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*